I

Basura, basura y basura. Miró sus últimos trabajos y sintió vergüenza de sí mismo. Se levantó para correr hacia el cigarrillo que se posaba en el otro lado de la habitación y dio una fuerte calada, como si fuera la última de su vida o como si fumar, simplemente, fuera a resolver sus problemas. Se agarró del cabello con ira y violencia y lanzó un pequeño alarido. Volvió al ordenador y contempló atento las piezas de nuevo. Tal vez hubiera alguna que considerar aceptable. Con lentitud. Como si la calma fuera a ayudarlo esta vez. No, no había nada. Nada que pudiera salvar. Todo era una auténtica mierda. Volvió a dar una calada a su cigarrillo, esta vez, muy cabreado. Pues sí, todos tenían razón. Comenzó a dar vueltas por la sala. Rápido, cada vez más rápido. Soy una decepción. Todos tenían razón. Soy una decepción. Un mediocre. Me he relajado. Soy un mediocre. No paraba de repetir mientras se precipitaba en círculos. ¡Mierda! Dio una patada a la calefacción. Y comenzó a llorar. Con amargura, casi sin respirar. No se lo había dicho a nadie, pero a veces, cuando estaba muy irritado, no podía evitar verter unas lágrimas. Se acurrucó en sí mismo y se preguntó ¿y ahora qué?

7 comentarios:

Justo dijo...

Hay días, que por mucho que se intente no sale nada de nada, y cuando nos calentamos y nos machacamos peor. No puedo evitar sonreír porque me vienen a la mente algunas imágenes y sí, te agobias mucho cuando te pasa. Yo me digo a mi mismo, mañana será otro día y lo veras con otros ojos todo.

Lo que más me gustan de estos relatos, es que me siento identificado en alguna situación de mi vida, y las descripciones te hacen entrar sin darte cuenta en situación. ¡Mucho ánimo para seguir escribiendo!

Un becario de guardia dijo...

¡Felicidades por tu blog!Hoy es uno de esos días en los que si fumara me terminaría acabando la cajetilla,un día que empezó con mi sonrisa como protagonista y no se como terminará. Probablemente con mi cuerpo consumido en un mar de mil infiernos y custodiado por la despiadada tristeza y su madre, la temible distancia...

P.D: Siento pero no existo.

Almu dijo...

Ufff, no es lo más apropiado para estar en plena época d exámenes... Pero bueno, a todos nos pasa a veces, q sentimos q no somos capacer d hacer las cosas, o q no las hemos hecho como debíamos y ya es tarde... Pero es un momento... Muxo ánimo wapa, ya sabes cuánto t qiero

flanders dijo...

me daj sorprendido y me gustaria proponerte algun proyecto litaerario dirigido a mi mundo audiovisual si te interesa ya tendras noticias mias y seguiere leyendo tus magnificos publicaciones blogger

Nélida Devesa dijo...

Gracias, Flanders, me alegra mucho que disfrutes mis entradas. Eres bienvenido siempre que lo desees a mi pequeño rincón. Estaré encantada de poder colaborar en cualquier proyecto, ya me contarás. Un abrazo.

Yols dijo...

Guauu! Que bueno es este post, el negativismo que a veces nos invade por pequeños detalles y que no nos deja adentrarnos en lo bueno que tenemos...

Nélida Devesa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.