La creación 1

Buscaba un amor, pero el amor no llegaba. Lo buscaba al pasear entre las calles, en las tiendas, en los bares… y nada. Mantenía los ojos bien abiertos cada segundo, pues cuanto más atenta estuviese, más probabilidad habría de encontrarlo. O eso pensaba ella. Sin embargo, el tiempo transcurría y no pasaba nada. Absolutamente nada. Entre búsqueda y búsqueda, se preparó una sopa de sobre, de ésas de sabor indescriptible pero eficaz y se dio cuenta de que todo aquello no servía para nada. Estaba perdiendo el tiempo. ¡Si quería un amor, la única solución era que ella misma lo crease! Crearía una figura a la que poder amar, abrazar, contarle las pequeñas anécdotas del día a día. Sí, definitivamente ésa era la solución.

3 comentarios:

The Wild Rose dijo...

Vendrá a encenderte tus labios con su beso de amor.
Si lo dijo Darío tendrá que ser cierto.

Justo dijo...

Yo soy de los que piensa que el amor no se puede buscar, directamente surge. Es fácil dejarnos llevar, soñar con la persona perfecta, pero nuestra imaginación nos juega malas pasadas porque tan solo sueñas y ves lo que deseas y al despertar el desengaño puede ser mucho mayor. Simplemente hay que ver todas las cosas positivas que te ofrece la otra persona, seguramente tendrá defectos, pero esos defectos pueden convertirse en virtudes, porque a pesar de que el amor es esa palabra abstracta que tiene tantas caras, es la única que hace que saquemos lo mejor de nosotros mismos. Los cuentos de hadas, son muy bonitos y a pesar de que sabemos que simplemente son eso, cuentos, si que cada uno de nosotros podemos hacer por vivir el nuestro, tan solo hay que intentar ver las partes positivas de las cosas e intentar ser felices tal y como somos y con lo que tenemos. A pesar de que suena a tópicos, es la realidad ¿De que nos serviría ser el mas rico del mundo sino tenemos a alguien que nos quiera y poder disfrutarlo

Anónimo dijo...

EL AMOR SURGE ESTOY DE ACUERDO CONTIGO; PERO SI LO PIDES DE CORAZON QUE TE LLEGUE; SOLO TIENES QUE ESPERAR